May 032013
 

Este es un dibujo que hizo mi hija.
image

Tiene un pizarrón a nivel de piso y lo borramos 2 veces a la semana para que dibuje. Normalmente no le tomamos fotos ni hacemos mucho alarde, pero este es especial. No estoy presumiendo sus dones artísticos, tampoco estoy diciendo que esta hermoso, de echo cuando lo vimos mi esposa y yo dijimos – literalmente – ¿Que es eso?? Confundido y ahí es donde empieza lo interesante, lo que nos hizo pasar de Confundido a Risa:

Soy yo, pensando en un caracol, lo dibuje y se hiso de verdad… Esta la “moon” llorando porque esta triste porque quiere ver a su papa y el sol, el sol esta muy feliz. El corazón esta cerrado para que no se salga brincando… y mi cabello esta larguísimo como Rapunzel

y le dije “que bueno que nos explicas, nunca me hubiera imaginado eso” y de ahí el titulo de este post. Me considero o mas bien consideraba alguien con mucha imaginación, pero después de ver el dibujo de mi hija se que no es así. Supongo que de chico si me hubiera imaginado o me imagine cosas así. Recuerdo algunas cosas buenas de la imaginación (las vitaminas me daban fuerza inmediata) y lo malo (en un baño debajo de la escalera había un demonio). Lo que no recuerdo es en que momento exacto deje de imaginar cosas pero si puedo pensar en algunas razones de porque deje de hacerlo.

La “educación”

La educación actual es especializada en aprender cosas de memoria. Ni siquiera las matemáticas que serian mas fáciles de aprender razonadas las enseñan así. Aprenderse cosas de memoria es la mejor manera de matar la imaginación. Mi memoria es malísima por lo cual las clases de historia eran mortales para mi. Te llenan la cabeza de datos que no sirven de nada. Ejemplo: “El 3 de agosto de 1492, Colon sale del puerto de palos” ¿y si hubiera salido un día antes o después? ¿Que tal si hubiera salido de otro puerto? ¿De que sirve ese dato? Absolutamente de nada; tan inútil es, que la mayoría de los adultos ya se nos olvido (yo tuve que buscar). Ese dato solo nos podría servir para ganar en Maratón. Otro ejemplo: “La corregidora aviso dando de zapatazos en el piso” Admito que cuando me enseñaron ese dato si use mi imaginación. Nunca me explicaron porque en lugar de zapatear no grito, ¿quien la encerró y donde? Tampoco me explicaron ¿que pasaba si no avisaba? ¿De no ser por ella se caía todo el teatro? apuesto que otras 20 personas podrían haber avisado. ¿Que tan importante es lo del zapato? Ha de ser muy importante, porque estoy seguro que esa pregunta vino en el exame, porque es la única que conteste. De nuevo, saber del zapateado NO SIRVE DE NADA. Y lo peor, solo ocupa espacio en mi memoria, hubiera preferido que tambien se me olvidara, como lo del puerto de palos

Pero eso si, si se me ocurría dibujar un marciano aterrizando en una palmera, me quitaban la libreta sin importar que no estuviera en clases. Si usaba mi imaginación para decir “las plantas limpian el aire por medio de la fotosíntesis” estaba mal porque “así no es como decía el libro”. Incluso en las clases artísticas matan la imaginación porque en lugar de “dibujen lo que quieran” siempre es “dibujen un árbol”, “dibujen a su familia” y ya los mas liberales “hagan una maqueta de algo que vieron en sus clases”. Obvio nunca nos dejaban dibujar “corazones cerrados para que no salten” y donde se nos ocurriera hacer algo así llamaban a nuestros papas porque tenemos traumas. Ahora creo que nos harían llevar a nuestro hijo al psicólogo.

Los medios

Ya se lo que van a pensar, que diré “La tele esta matando la imaginación, tanta caricatura que ven los niños, mejor deberían de leer libros”. Pues no, los libros es otro medio, otro atarantador de gente que por ser “difícil” piensan que es mejor “La tele y las películas ya dan todo digerido”.

Pero empecemos con las caricaturas; en la actualidad mi hija ve “Umizoomi”, “Dora la exploradora” y demás programas “educativos” que no es mas que llevar el salón a la casa en forma todavía mas repetitiva. Cero imaginación solo repetir y repetir lo que dicen. Que aprendió mi hija? A jugar “zorro no te lo lleves”. Pero he visto que otros programas si le sirven para desarrollar la imaginación. Por ejemplo, a 2 de sus peses los nombro “pucca” y “garu” y mientras los ve “jugar” va contando historias de ellos, al parecer tengo peces “ninja”.

Noticias? cero imaginación y menos las actuales. Bueno fuera que solo te narran lo que paso y dejan lo demás ala imaginación, ahora te pasan la foto y cuando pueden hasta te pasan el momento cuando lo mataron. Cero implicaciones, cero razones de los ataques, cero análisis de la información y no me refiero solo a la tele, los espectadores solo dicen “vieron lo de la bomba?” y en lugar de discutir “yo creo que fueron x o y” se ponen a decir tonterías como “yo vi que tantos se murieron, yo vi niños llenos de sangre” etc. Puros datos inútiles al igual que las escuelas.

Tele Novelas? Pues aunque no lo crean es donde mas he visto que las personas usan la imaginación, “yo creo que el asesino es X”, “yo creo que el papa es Juancho” pero en ese aspecto son mejores las novelas que los libros (acá es donde me la mentaran mas de uno). En novelas incluyo tanto las de la tele como las de los libros y a continuación explico porque:
Deje de leer porque se me acabo el tiempo, pero no lo extraño ni tantito por culpa de los mismos lectores. Leer un libro es como ir a una premier solo, sales del cine y nadie quiere platicar contigo para que no les cuentes el final y ahí es donde son mejor las telenovelas, tienes al menos un día para discutir el tema. Se que dicen que “los libros fomentan la imaginación” Pues no; los libros son el equivalente adulto de las clases de arte, pero en lugar de pedirnos pintar un árbol nos dicen:

Era un hombre de mediana estatura, robusto, de unos cuarenta y seis a cuarenta y ocho años. Una gorra de cuero con visera calada hasta los ojos ocultaba en parte su rostro tostado por el sol y todo cubierto de sudor. Su camisa, de una tela gruesa y amarillenta, dejaba ver su velludo pecho; llevaba una corbata retorcida como una cuerda; un pantalón azul usado y roto; una vieja chaqueta gris hecha jirones; un morral de soldado a la espalda, bien repleto, bien cerrado y nuevo; en la mano un enorme palo nudoso, los pies sin medias, calzados con gruesos zapatos claveteados. Sus cabellos estaban cortados al rape y, sin embargo, erizados, porque comenzaban a crecer un poco y parecía que no habían sido cortados hacía algún tiempo

En el cine no pierdes tiempo en leer acerca de como es el protagonista, simplemente lo ves y sigues con otra cosa mas importante, y entonces si usas la imaginación; “yo creo que el trompo se cae”, “no se muere lo dejaron así para que hacer una segunda parte”, “El papa tenia la capa igual a la de Master Shifu”. A diferencia de las discusiones del cine, en las discusiones de libros que llegué a presenciar, eran acerca de todo menos de imaginación “en el libro nunca dicen de que se muere”, “pues yo que la Karenina me hubiera quedado mejor sola”, “Noo, no entendiste, el papa si es Juancho”, “no, estas mal, no se refiere a eso lee bien el libro”, (y las peores) “En el capitulo 4 segundo párrafo dice que John estaba muerto”. Eso no es usar la imaginación es platicar un chisme.

Un “buen” libro no necesariamente tiene una buena historia, tal ves simplemente tiene un buen chisme. Una buena historia es lo que hace que la imaginación fluya, por lo tanto, el como se cuenta la historia (TV, Cine, Libro) es lo de menos. Si la verdadera intención de los libros es usar la imaginación, entonces escriban un libro en lugar de leer lo que otro se imagino.

Los videojuegos

Con este seré breve, el pretender ser un asesino, un plomero, un dragón o duende y atacar tortugas con alas, marcianos, o zombis es una buena forma de fomentar la imaginación (aunque no la mejor)

Solución

He escuchado montón de veces “deberíamos de fomentar la imaginación”, “es obligación de las escuelas que fomenten la imaginación”. En realidad la imaginación no se fomenta todos la traemos el problema es que todos la limitamos. He visto a muchas mamas decir “deja de brincar en el sillón”, “otra ves agarraste mis zapatos, pinturas, sartenes?”, “quítate esa toalla del cuello, la vas a ensuciar”, “otra ves dibujando? mejor salte a jugar futbol”, “que es esa cosa que hiciste? esta horrible”, “Ya le dije a mi hijo de 5 años que santa no existe”, “otra ves con tus fumadas? deja de inventar cosas, mejor lee un libro” Todos esos y muchos mas son formas de decir “el que imagines cosas esta mal” y no solo aplica para los niños los adultos tambien somos reprimidos “cuando me gane el melate me iré de.. no vas a ir a ningún lado, primero gánatelo”, “uuuu si me hubiera casado con esa viviría en joligud.. no tarado si yo me cae porque me entoloachaste hasta crees que te haría caso esa zorra”
La solución es dejar que los niños (y adultos) se imaginen lo que quieran, el único “fomento” que necesitan es darles cosas necesarias “en lugar de la toalla usa este pareo que nunca mas usare”, “toma esta caja de cartón y estos plumones (hay luego limpio)”, “te guarde lo que sobro de la libreta del año pasado para que dibujes ahí y no en la de las clases”, “mira esa del vestido rojo, que le dirías si no estuvieras conmigo?”

 Posted by at 10:53 pm